13 dic. 2007

La balsa de aceite

Ayer salí a las 23:30 de trabajar, el parking estaba cerrado y me tuve que ir a casa en taxi. A cambio, hoy me he dado el lujazo de llevar a mi hija al cole y he vuelto al trabajo en metro. Mientras iba mirando por la ventanilla, recordé el último comentario de Leicca, y súbitamente me di cuenta de que hace relativamente poco, unos 8 meses, yo sacaba fotos cuando iba a trabajar.

Lentamente me fue invadiendo una sensación de tranquilidad y ánimo, saqué el movil mientras esperaba a que llegara el enlace y saqué una de mis fotos preferidas: el punto de fuga donde se junta la perspectiva con la idea de que ese metro que se acerca sea el punto de fuga hacia una realidad más tranquila.

Imagen110_filtered

Comprendí que el proyecto en el que estoy, lejos de ser el agobio, la presión y el stress, es en realidad un regalo de Navidad: en lugar de la sensación de "no llegamos, no podremos" salió la sensación de "este proyecto lo acabo yo, porque será el regalo de Navidad para mi familia".

Cuando salí del metro, me encontré con esto en el suelo. Impresionante coincidencia.

Imagen111

La historia se escribe linealmente, a pesar
de que los hechos se producen de una forma
mucho menos cartesiana, mucho más
complicada y en ocasiones oculta. Existe
un desfase entre el devenir de la historia
y su transformación en un
relato inacabado de palabras y silencios.

1 comentario:

Leicca dijo...

Cambiarse por dentro
entender la necesidad del mundo,
es decir
entender los nexos "no necesarios".

Toda relación entre lo que haces
y la emoción del "yo no puedo" es ficticia.

Gracias: por actuar con el corazón respondiendo sólo a lo que importa, y mirando en la dirección de lo que importa.

(Además: es la única manera de, como poco, no perderse los carteles... Jeje.)

:)

Ánimo, valiente.
Feliz temporada.